¡¡Bingo!! (online)

¡¡Bingo!! (online)

Es cada vez más frecuente ver como se anuncia en diferentes medios de comunicación una cada día más importante cantidad de páginas de juegos de azar online. El ejemplo,  y una de las pioneras en este aspecto, ha sido una página dedicada al bingo en línea anunciada por una famosa (llamémosla así) que declaraba su afición por este juego cada vez que se lo preguntaban en cualquier situación cotidiana.

Y este ejemplo es sólo el primero de una larga lista que demuestra que el sector de los juegos online,  concretamente del  bingo en Internet, como por ejemplo el bingo de Botemanía, empieza a hacer gala de una salud más que pujante en España.

 Pero, ¿por qué este auge de los juegos online en general y del bingo en particular? La clave puede estar en dos puntos que  hacen a éste un juego muy apetecible:

Facilidad y comodidad

La primera se refiere a que cuenta con casi todos los atractivos del bingo tradicional, ya que la mecánica es casi la misma, de modo que se vuelve un juego sencillo y que ya conocemos, en el que nadie tiene que explicarnos las normas, sino las escasas particularidades que supone jugar en línea.

Y la segunda de las claves radica precisamente en eso, en que se trata de un juego en línea, al que se puede jugar desde el salón de casa y en el que, si así lo deseamos, podemos pasar una velada muy entretenida por muy poco dinero y sin que nadie nos moleste.

Una experiencia distinta                                                             

Evidentemente, siempre habrá quien guste más de ese ritual de decidir ir al bingo físico, arreglarse, salir, tomar el coche, dejarlo en las inmediaciones, entrar en el edificio, sentarse y jugar en el sitio y rodeado de personas que están ansiando lo mismo que el jugador. La experiencia no mejora ni empeora, sino que resulta, simplemente, distinta.

En el caso del bingo online todo resulta mucho más inmediato, sobre todo después de las primeras veces en estas salas virtuales: no es preciso cambiarse ni arreglarse. Estando en bata o en zapatillas podemos muy bien entrar en este bingo y, jugando muy poco, ganar un buen pellizco.

Facilitan esa entrada los programas que se descargan de las diferentes webs dedicadas a este juego y que nos permiten acceder en apenas un clic. Una vez “dentro”, elegimos si jugar con 75 o 90 bolas, en cuyo caso jugaremos con uno u otro tipo de cartón.

Varias posibilidades de juego

De esta forma, por norma general, en las salas de 75 bolas, iremos formando una serie de figuras predeterminadas sobre el cartón, con los números que se van cantando, que harán el juego mucho más entretenido y atractivo hasta que alguien cante un bingo. Estas figuras suelen suponer premios realmente suculentos.

En las salas de 90 bolas, se cantan una, dos líneas y bingo. Se juega, a diferencia de las otras salas de 75 bolas, cuyos cartones son de 5×5, con tarjetas de 3 líneas y 9 columnas con cinco números por línea.

La sala de bingo en la pantalla del ordenador

En uno y otro caso el programa del que ya hemos hablado y que nos hemos instalado descargándolo desde la página de juego nos informa de los horarios en los que se cantan las bolas y nos da la posibilidad de comprar los cartones, decidiendo cuándo y cuánto jugar.

Por supuesto, existen otras modalidades de bingo en línea, con o sin depósito, más o menos similares a la experiencia de jugar al bingo en una sala tradicional, pero ésas que aquí hemos descrito son las más habituales y las más semejantes a la experiencia de un bingo con puertas a la calle.

Sin Comentarios

Deja tu comentario